TRIGÉSIMA SEGUNDA PARTE: Benjamín Vázquez Ramírez

Redacción
“Tanto un abogado como un periodista, deben tener muy en cuenta cinco preguntas claves: Qué, quién, cuándo, cómo y dónde… y se puede agregar el por qué”

Por Felipe Canchola González

Entró al salón de clase secándose el sudor de la cara y de la frente con un gran pañuelo rojo de tela. Sí, de esos que se ponen atados al cuello los hombres que participan en los bailables folclóricos vestidos de blanco.
“Soy Benjamín Vázquez Ramírez, trabajo en El Heraldo de Irapuato como jefe de Redacción, y les voy a dar Taller de Periodismo. Esta no es una materia obligatoria, pero la necesitan para acreditar los puntos requeridos en su Bachillerato de Leyes. Así que tomen sus apuntes de todo lo que les vaya diciendo”.
– Pero si no vamos a ser periodistas ¿para qué nos ponen esta materia? La mayoría de nosotros queremos estudiar Derecho, replicaron algunos compañeros.
– “Así lo marca el programa de la Universidad de Guanajuato y es mejor que tomen lo mejor de esta materia y algunas de sus prácticas, por ejemplo, tanto un abogado como un periodista, deben tener muy en cuenta cinco preguntas claves: Qué, quién, cuándo, cómo y dónde… y se puede agregar el por qué”, dijo Vázquez Ramírez en tono imperativo.
Esta forma de iniciar de Benjamín Vázquez en ese ciclo escolar 1975-1976, a algunos nos despertó el interés y la curiosidad, mientras que a otros, desde el principio, les significó otra de esas materias que de nada sirven, pero que hay que pasar por pasar.
Desde el tercero y cuarto semestres, ya teníamos una idea de lo que era noticia y algunos géneros en forma muy superficial, pues lo vimos en otro taller, el de Lectura y Redacción que nos impartió la maestra Carmen Vega Martín.
En 1978, cuando yo llegué a El Heraldo de Irapuato, ya había salido Benjamín Vázquez de ahí y se había incorporado de nueva cuenta a El Sol de Irapuato, donde fueron sus inicios, según supe después. Poncho Méndez y Mario Barajas contaban que había salido por un problema relacionado con el Club Irapuato, pero no supe más.
Lo poco que ha dicho de sí mismo, es que comenzó en el “Noticias”, precursor de “El Sol de Irapuato” y que su primera nota fue sobre la Cruz Roja. Cuenta con añoranza que la última edición en la que apareció su nombre, fue el día en que se dio la trágica noticia: “Estremece a México la muerte de Colosio”.
Hizo una súbita aparición cuando Eulogio Rodríguez Murillo se aprestaba a sacar a la circulación un semanario que aún aparece: El “Independiente”.
Benjamín y Eulogio se conocían desde los inicios del periodismo irapuatense. Por ello, en su nueva empresa editorial, Eulogio nombró a Vázquez Ramírez director editorial, pero por motivos desconocidos por mí, la primera edición de “Independiente”, inició ya sin Vázquez Ramírez.
Lo último que he sabido de él es que tocó muchas puertas desesperadamente para acomodarse en la única actividad a la que dedicó toda su vida, pero sin resultados.
Supongo que por su avanzada edad, ya no se le ve por ninguna parte. Posiblemente esté remitido en su casa viendo pasar el tiempo, añorando sus múltiples vivencias como periodista y desapareciendo, paulatinamente, de la memoria de muchos irapuatenses… y de la de sus propios colegas del gremio.

Deja un comentario