Sería un suicidio transformar maíz en biogás: dirigente de la Central Cardenista Campesina

Portada
*Primero se necesita asegurar la suficiencia para el consumo humano, afirma Jesús Ramírez Solís, dirigente estatal.

Jesús Ramírez Solís, dirigente de la Central Campesina Cardenista en el Estado de Guanajuato, aseguró que en México será un suicidio utilizar el maíz para la transformación en bioenergéticos, como el gas etanol o biogas, por lo cual primero se necesita asegurar la suficiencia para el consumo humano, antes de una problemática seria por desabasto, prefieren aprovechar este producto en Guanajuato y no mal pagarlo, piden a las autoridades.
La polémica que desde el año 2007 se ha generado entre productores, ambientalistas, científicos e industriales, en el sentido de utilizar el maíz para la generación de bioenergéticos, ha causado diversas reacciones; tan sólo en Guanajuato hay 50 mil productores de maíz, de los cuales 10 mil son de autoconsumo, pero de los que venden son alrededor de 40 mil productores, y esos mismos son los que lejos de pensar en utilizar la posibilidad de transformar el maíz en biogas, requieren del apoyo de 400 pesos por tonelada de maíz, como subsidio, por parte de las autoridades gubernamentales.
Jesús Ramírez Solís, ¿qué tan real y posible es esta intención de producir o de cambiarle el formato a la producción de maíz en Guanajuato por etanol?
“Sí, mira, aquí en Guanajuato, y no nada más en Guanajuato, a nivel nacional, somos deficitarios en la producción de maíz; a nivel nacional estamos produciendo alrededor de 25, 26 millones de toneladas y tenemos un consumo alrededor de 36-37 millones de toneladas. A nivel nacional se ha pensado…, se habló de una planta, de generar una planta para producir etanol, pero se ve difícil; no, porque no somos autosuficientes, principalmente en maíz amarillo. Se produce más o menos en el país alrededor del 20% de la necesidad de maíz amarillo, por eso los grandes países, como por ejemplo Estados Unidos, donde se producen alrededor de 327 millones de toneladas, donde ellos tienen un consumo aproximo del 20 al 30% de esa producción; ellos sí le están entrando a eso. En el caso, por ejemplo, de China, en el caso de otros países como Brasil y Argentina, ellos sí tienen proyectos ya definidos; aquí en México está el análisis de esa situación, pero nosotros creemos que la producción debe ser para consumo tanto humano como para animal”.
En México ¿de dónde surge esta idea, quién trae esta idea de utilizar el maíz para en lugar de consumo humano para industrializarlo?
“Pues los grandes empresarios, que ellos consideran que puede traer maíz del extranjero para poder aquí convertirlo o transformarlo en etanol, pero pues la población tiene una gran necesidad de maíz aquí en México”.
Y entonces en determinado momento ¿cuáles serían las consecuencias de utilizar el alimento o la semilla para industrializarla?
“Sí mira, consecuencias así graves no las tendríamos si los excedentes de otros países que nosotros vamos a importar bajo ese fin, que sea etanol pero que no perjudique. Aquí el solventar el alimento de la población no habría ningún problema, pero el hecho es que, por ejemplo, ahorita con el Tratado de Libre Comercio las cosas se complican, si hay ese rompimiento del Tratado de Libre Comercio tendremos que ir a buscar a otros países y costaría un poquito más caro, por ejemplo, traer el maíz de Argentina, de Brasil, de otros países, entonces sería mucho más caro, pero los industriales y los empresarios son los que toman la decisión”, detalló Ramírez Solís.
En Brasil, recientemente pusieron a trabajar la primera fábrica productora de etanol con base en el maíz, cuenta con tecnología desarrollada en Estados Unidos, que es el mayor fabricante de etanol en el mundo y lo produce principalmente a partir de maíz; mientras que Estados Unidos produce cerca de 50,000 millones de litros de etanol por año a partir de maíz, Brasil, el segundo mayor productor y el mayor exportador, procesa 23,000 billones de litros al año a partir de caña de azúcar.
La cosecha de maíz, prevista para 2017, llegará a 68,1 millones de toneladas, además de 210 millones de litros de etanol al año; la nueva fábrica producirá 180,000 toneladas de salvado de maíz y 6,200 toneladas de aceite de maíz, así como 60,000 megavatios de energía eléctrica generada a partir de residuos vegetales, en beneficio de la ciudadanía de aquél país. Cabe destacar que Brasil es uno de los países con producciones excedentes de esta semilla.
Y en general, ¿el sector campesino, el sector productor, está a favor o en contra de esto?
“No, estamos totalmente en contra, primero es satisfacer la necesidad alimenticia de nuestro pueblo y ya después veremos si el traer maíz de otros países para convertirlo en etanol genera algún beneficio; en ese sentido estamos de acuerdo, pero lo primero es satisfacer la necesidad de alimento para el pueblo”.
Jesús Ramírez, ¿en cuántos años más se estaría tomando en consideración una propuesta real de echar a andar este proyecto?
“Mira, la propuesta es viable, está ahorita en este momento, pero nosotros consideramos que va a pasar tiempo, años, no te puedo decir con exactitud, pero primero lo que sí sabemos es que aun cuando el maíz es uno de los productos fundamentales en la dieta del mexicano, el propio gobierno no ha generado esa política pública para poder incentivar la producción de maíz aquí”.
Y en el caso concreto de Guanajuato y su corredor industrial, que cada vez es más la presencia de industria, que cada vez más la industria suple o le gana terreno al campo utilizando su superficie para instalar empresas ¿No es este avance para que se convierta el maíz en etanol y no en consumo humano?
“No. Te digo por qué no. Nosotros, Guanajuato es una región, sí, uno de los grandes productores también de maíz es Jalisco, conjuntamente con Guanajuato, pero no, porque de aquí sale maíz a otros estados que no son grandes productores y que tienen necesidad de este cereal, de este grano. Entonces no sería viable, ¿por qué? Porque traeríamos un desbasto en otros estados”, dijo el líder campesino.
¿Cómo cuáles estados?
Pues tienes a Hidalgo, tienes el propio Querétaro, tienes acá a San Luis Potosí, tienes varios estados de aquí de esta región, donde ellos no producen la cantidad suficiente para su población y nos compran a nosotros”.
¿Cuánto maíz se le vende a estos estados?
“Mira, aproximadamente salen alrededor de 900 a 1 millón 200 mil toneladas de aquí de Guanajuato para el mercado nacional-regional, de alrededor de cerca de 2 millones de toneladas; nosotros tenemos un autoconsumo de 800 mil, 900 mil toneladas”.
Entonces digamos que de momento ni el empresario ni los industriales, ni la ciudadanía, deberían de estar pensando en convertir el maíz en gas o en etanol, lejos de tomarlo en consideración para consumo humano.
“Claro que sí, sería un crimen ese, tener al pueblo sin maíz y estar pensando en darle otro uso, incluso hay una organización muy grande aquí en México que dice que sin maíz no hay país. Entonces, estar pensando en esas situaciones sería algo catastrófico para el propio país; pensando en que es un grano que la propia dieta así manda en nuestra sociedad”. Finalizó Jesús Ramírez Solís, dirigente de la Central Campesina Cardenista en el Estado de Guanajuato.

Deja un comentario