Aguas Negras, inseguridad y olvido en la FONHAPO

Portada
*El calvario de tres mil habitantes y alumnos de una escuela primaria que desde hace cinco meses padecen de fétidos olores por las aguas negras que brotan de las alcantarillas de sus calles.

Lo que sería una de las zonas de mayor desarrollo en Irapuato se ha convertido en una auténtica zona de olvido, la colonia FONHAPO, donde habitan poco más de tres mil personas, es hoy un sector de la ciudad en el que la gente vive entre aguas negras, inseguridad y olvido.
Para los habitantes de las calles Diego Rivera, Rufino Tamayo, Gerardo Murillo, entre otras tantas, es un calvario vivir en esa zona de Irapuato, la falta de apoyo y desinterés de las autoridades, como ellos lo señalaron, ha convertido la colonia FONHAPO en calles de asfalto en terracería, sin alumbrado, con graves problemas de delincuencia y ahora desde hace casi 5 meses, debido a que el cárcamo no opera, las aguas negras brotan de las alcantarillas a la vía pública y hasta dentro de los hogares causando daños a la salud e incomodidades por los malos olores.
María González Navarrete, habitante de la calle Diego Rivera denunció los problemas que sufren desde hace varios meses y dijo que ya ha acudido ante las autoridades municipales en más de 30 veces sin tener una respuesta favorable.
“Desde noviembre de 2017 tenemos este problema, en diciembre yo fui a poner mi queja a JAPAMI y me dieron un número de contrato, estuve marque y marque y me decían que ahora sí, que ahora sí, he ido a pagar el agua, varias veces a dar la queja, me contesta un…, ya ni siquiera me reciben en los escritorios, me pasan a donde da uno las quejas, entonces, él me dijo: “no, ya”, eso fue, pagamos el agua hace 15 días, en la semana ya van a ir, entonces, yo le dije: “bueno, si no van yo me voy a pasar más delante, yo voy a hablarle al periódico y voy a ir al Viernes Ciudadano, a ver si me hacen caso”, porque cuando se empieza a salir, huele bien feo”.
Entonces, ¿el problema que tiene usted es que en su casa brotan las aguas negras?
“Sí, brotan las aguas negras, pero ya he traído tres personas que porque a lo mejor yo tenía tapado, me decían los de JAPAMI, pero ya he traído tres personas, inclusive dos trabajan ahí mismo y me dijeron que el problema no era de aquí, que el problema era de afuera, que porque como ya están llenas las alcantarillas, destapó la alcantarilla que está en la banqueta y toda la calle está llena, no nada más a mí se me sale, se le sale a la vecina de aquí, en otras calles el agua hasta fuera; entonces, me volvieron a dar otro número, que para dar la queja, no me contestan y cuando me contestan, son bien groseras”.
¿Por qué le dicen que es el problema?
Que porque el cárcamo no está funcionando, desde noviembre.
¿Aquí en la misma colonia?
“Sí, que tiene desde noviembre que no funciona y que por eso se nos sale, como no funciona, no corren las aguas”.
¿Y le han explicado por qué no funciona?
“No, ellos no me han dicho nada, el que me dijo fue el que trabaja en JAPAMI, que el cárcamo no funcionaba desde noviembre; y otro señor, que a él sí le dijeron que no trabajaba desde noviembre el cárcamo, entonces, imagínate en tiempo de frío o en tiempo de calor, no podemos tener las puertas cerradas porque se mete todo el olor horrible, horrible, trato de mover el agua que está en la entrada, allá para la calle, porque si se pudre, entonces, es un mosquero, y se vienen en la noche los olores”.
En estos meses ¿ya ha representado esto un problema de salud, algún otro problema?
“A nosotros, mi hija, y yo y mi esposo malos de la garganta, malos de la garganta y hemos ido tres veces al doctor y aparte los perros también, malos de la nariz”.
¿De cuántas casas o personas le han comentado que tienen más o menos el mismo problema?
“Lo que pasa es que yo creo que yo estoy de bajada y por eso se me sale a mí acá pero a la señora de la tienda se le sale de la alcantarilla también y dice que es una pestilencia”.
Laura Velázquez, otra vecina afectada, platicó que los problemas son dentro fuera de las casa, ¿de la alcantarilla, pero de la calle, en medio de la calle?
“Sí, y a mí se me sale de aquí”.
¿De adentro de su domicilio?
“Sí, y era lo que yo le decía a la señorita, es que me dicen que van, inclusive me dijeron que venían a destapar la alcantarilla, ¿cómo la destapan si está llena? Está llena. Nomás vienen y le quitan la tierra y se van, cuando yo no estoy, si yo estuviera, les decía: “saquen el agua para que destapen y corra”, pero no corre porque también la de acá está llena”.
¿Cuántos reportes lleva hechos a JAPAMI?
“Como unos 30 reportes y presentándome a allá, como unos 20, de noviembre para acá, y ya inclusive no me quieren pasar a los escritorios porque ya hasta me conocen. Llamé, páseme al señor… “no señora, que ahora sí van a ir, que espérenos”, inclusive el del teléfono que me dio para el lunes, me dijo que le hablara de 9 a 9 y media, y me contestaron hasta las 12, y me dijo que…, ah, ya no me contestó y me dijo que le diera el teléfono, que me iban a hablar por teléfono para que me pusiera de acuerdo y vinieran a checar también mi casa, ya no me contestó él, ya me contestó una señora, una mujer muy majadera; yo, se me ocurre y le digo “Ay, parece la oficina del Presidente de la República”, dijo: “No, es de la Casa Blanca”, entonces, le dije yo “fíjese cómo me está contestando”.
El problema se agudiza cuando no sólo los habitantes de esta colonia sino estudiantes de la escuela primaria Club de Leones también padecen una serie de conflictos similares.
Vemos que aquí cerca hay una escuela, ¿no tienen el mismo problema ellos?
“Sí, también, la escuela Club de Leones, sí, es primaria, imagínense el riesgo para los niños, sí tienen el mismo problema, inclusive la casa de donde se sale el agua está enfrente de la escuela, enfrente de la escuela está”, precisaron Laura Velázquez, una más de los vecinos afectados.

Deja un comentario