SUEÑO DORADO ALCANZADO

Pequeñeces

Les voy a platicar que me siento muy satisfecho y contento porque aquél libro llamado: “ENCHILADAS EN EXILIO” ha sido puesto a la venta en Amazon, esa empresa mundial que sirve en la Internet, entregando a domicilio el producto adquirido.
Hace algunos años, este libro fue publicado capítulo por capítulo en INDEPENDIENTE y gustó mucho a los irapuatenses.
Ahí se narra, paso a paso, la epopeya que vivió mi familia y yo en el año l985, cuando publicaba el periódico diario “EL PUEBLO”, en donde el licenciado José Pérez Chowell era columnista destacado y tuvo el atrevimiento de decirle al Presidente Miguel de la Madrid estúpido, y se me vino encima todo el poderío del gobierno federal, porque yo era el propietario y el director; me calificaron de enemigo público número uno del Presidente, me llevaron a la Secretaría de Gobernación. Mi esposa, que iba conmigo, también entró al despacho del Subsecretario y estuvo escuchando la reprimenda que me dio el Doctor Pérez Correa, Subsecretario de Gobernación.
Finalmente, el DR. Pérez Correa me dijo: “Véngase por acá”. Abrió una puerta secreta de la oficina y me llevó a un pasillo oscuro. A mi esposa le dijo: “Salga por aquella puerta”, o sea, por donde entramos. Ella no le hizo caso y nos siguió por un pasadizo secreto que conduce a la cárcel particular del gobierno. Los que están en esa cárcel, son sacados, o bien para matarlos o para desaparecerlos que es lo mismo. Y yo estuve a punto de ser encarcelado por el Subsecretario de Gobernación, el Doctor Pérez Correa, cuando llegamos al pasillo en donde pude ver las celdas de los prisioneros.
Afortunadamente, en ese momento llegó mi esposa y le rogó, al igual que yo, que me dejara libre, le enseñó las fotos de nuestros seis hijos pequeños y conmovió al Subsecretario de Gobernación, quien cambió de parecer y me llevó a la puerta que conduce a la parte trasera del edificio, en la calle Abraham González, y ordenó a los dos policías que me iban a detener que me dejaran ir. En ese momento le dije a mi esposa: “Nos vamos a Canadá”. Y así fue, porque se desató una persecución contra mí y contra mis bienes, lo que nos obligó pocos meses después irnos a escondidas, en la noche, a Canadá, como refugiados políticos.
Este libro es la historia desde esos momentos apabullantes de cuando estuve en Gobernación, nuestro viaje, que duró 8 días y todas las peripecias que pasamos en Canadá. Está interesante.
Allá en Vancouver estuve luchando mucho por lograr que alguien lo editara correctamente y lo tradujeran al inglés.
Me cobraban como 15,000 a 19,000 dólares por hacer la traducción, pues cobran por palabra los traductores registrados en la oficina de Arte y Cultura de Canadá.
Batallé muchos años y ahora, al fin, logré que se ponga a la venta en Amazon, que puede encontrar en la Internet, en cualquiera de las dos versiones: español o inglés.

Deja un comentario