Aprovechemos los delegados de barrio

Editorial

Creo que se ha desaprovechado a los delegados de barrio que sirven a toda la ciudad. Y los han desaprovechado, porque ellos podrían ser eficaces cooperadores con el Presidente Municipal.
Cada uno de estos delegados tiene un área específica por cada barrio y se supone que citan a los vecinos a reuniones con cierta periodicidad para tratar todos los asuntos, buenos o malos, que se están o se han desarrollado en su jurisdicción.
El título de delegado es aquel que ha demostrado más interés por lo que pasa o no pasa en su barrio.
Uno de los beneficios que se podrían lograr aprovechando a esos delegados es el dedicarse a mantener limpia la ciudad, pues podrían incluso convencer a sus vecinos para que limpien cada mañana el frente de su hogar o negocio e incluso se les puede dar la facultad para que levanten infracciones a los que no cumplen con estas disposiciones de limpieza.
Pueden también coordinar la limpieza del medio ambiente evitando fogatas en las calles, pidiendo a las autoridades municipales que levanten los autos o vehículos que están convertidos en chatarra y están estacionados frente a las casas.
Pero el apoyo más importante es que citen a las juntas a los vecinos, en las que se comentarán todos los asuntos relacionados con el bienestar de toda la comunidad; impulsarlos para que pidan ayuda para corregir a los hijos que se quieren desviar a la drogadicción o a los vicios.
Animar a todos los padres de familia para que controlen con cariño y eficacia el comportamiento de sus hijos, por el bien de ellos mismos y a la vez se lograría un ambiente más sano, menos delitos y más conciencia ciudadana, para lograr un barrio limpio, ordenado, tranquilo y seguro.

Deja un comentario