Privacidad en la Aldea Digital

Ciencia y Tecnología

Por Juan Luis Bretón Estrada

La privacidad está relacionada fundamentalmente con la dignidad de la persona humana y alcanza los aspectos más íntimos de la vida de un individuo tales como sus pensamientos, sus sentimientos o las acciones realizadas al interior de su hogar o en relación directa con su familia o amistades cercanas.
No obstante lo anterior, como ciudadanos de la aldea digital, para nosotros, la privacidad parece querer evadirnos. En los tiempos que corren, algunas tecnologías digitales hacen posible la expansión de la vigilancia personal, ya sea por medio de los dispositivos móviles, de los hábitos de navegación o de cualquier otro rastro de datos digitales que, sin notarlo, vamos dejando quienes usamos un teléfono inteligente, una tableta o cualquier computadora. Incluso los gobiernos, aun los elegidos democráticamente, no consiguen sustraerse al impulso de conocer y enterarse de ciertas cosas aun a costa de violentar la intimidad de sus ciudadanos.
Paradójicamente, son igualmente tecnologías digitales las que nos pueden ayudar a proteger nuestras conversaciones, nuestras imágenes o nuestros datos de cualquier ojo curioso o entrometido.
Las tecnologías de encriptación, por ejemplo, codifican un mensaje, sea un correo electrónico o un mensajito de texto, de manera que cuando éste viaja por servicios intermediarios, como los servidores de un proveedor de internet, sólo se muestra como una secuencia ininteligible de caracteres; sin embargo, cuando el receptor recibe el mensaje, lo decodifica y lo devuelve a su estado original.
Los sitios de internet recopilan grandes cantidades de datos de quienes los visitan, desde el tipo de navegador que utilizan (Chrome, Safari, Firefox, Opera o Internet Explorer), la cantidad de tiempo que observan cada sección de la página y hasta donde hace clic el usuario. Esto les permite saber qué acciones toma un usuario en su sitio y por tanto, les ofrece información que utilizan para diseñar medidas que provoquen una reacción deseada y anticipada en sus usuarios, como abrir un cierto video o contratar determinada promoción. Adicionalmente, existen ahora tecnologías que automatizan la creación de contenidos en los sitios web; una inteligencia artificial crea nuevo contenido tomando un texto de una página determinada y lo combina con imágenes recuperadas de otro portal y luego todo lo conecta con Twitter o Facebook para recibir comentarios y permitir a los usuarios que compartan el contenido. Todas estas intrincadas interconexiones permiten conocer a un individuo, sus gustos, sus opiniones, sus relaciones y sus intereses. ¿Ha notado cómo después de realizar una búsqueda en la red, como por ejemplo un viaje a Cancún, comienza a ver anuncios de viajes a playas soleadas en casi todas las páginas que visita?
Las últimas versiones de los navegadores como Safari contienen tecnologías que evitan que los sitios realicen un seguimiento tan exahustivo de su navegación en internet, lo que le permitiría navegar sin ser bombardeado con anuncios relacionados con sus búsquedas, por ejemplo.
Adicionalmente, su proveedor de servicios de internet conoce cuáles son las páginas que usted navega y, sobre todo, qué hace usted en ellas, y los gobiernos han querido aprovechar esa oportunidad. En diversos países como España, Estados Unidos o México, los gobiernos han intentado -y en algunos casos han conseguido- obligar a las empresas proveedoras de internet para que proporcionen información sobre la actividad de sus suscriptores en la red, especialmente a aquellos que realizan descargas de software o de otras obras protegidas por derechos de autor, como libros o películas.
En este caso la utilización de una red privada virtual o VPN le ayudaría a cubrir su actividad en internet. Una VPN funciona como una red de intermediarios que solicitan los sevicios de internet en su nombre y encriptan los datos durante su trayecto hasta su computadora. Por ejemplo, en lugar de que su computadora, por medio de su proveedor de Internet, se conecte con el portal web del IMSS y le solicite cargar su página (lo que daría al IMSS la oportunidad de identificarle y de conocer, entre otras cosas, su ubicación), la VPN le conectará con otra computadora en otro país y desde ahí realizará su petición al IMSS; cuando el IMSS responda y envíe su información a la computadora solicitante, ésta la encriptará y la enviará de forma segura hasta usted.
Los servicios de búsqueda realizan un gran trabajo en la red, pero los más utilizados guardan la información de quien los consulta, qué es lo que se busca, con qué frecuencia, desde qué ubicación y hasta en qué horarios. Con esa información, empresas como Google son capaces de encontrar patrones y de construir un perfil de cada uno de sus usuarios, perfil que podría contener cosas que ni su pareja podría reconocer. Además, los buscadores pagan a los navegadores para que los pongan en sus programas como alternativas por defecto para la búsqueda en Internet.
Existen buscadores como DuckDuckGo que no mantienen información sobre las búsquedas que realizan sus usuarios, por tanto, no construyen perfiles personales.
En la próxima entrega hablaremos de los dispositivos móviles y de su relación con nuestra privacidad.
Por último, es importante que recuerde que la mejor forma de proteger su privacidad consiste en observar un comportamiento sensato. La aldea digital es como la calle en nuestras ciudades, usted debe tomar precauciones mínimas para andar por ellas y debe entender que existen zonas en las que es mejor no entrar.

Juan Luis Bretón Estrada es Director General de Brain Shift Laboratorio de Robótica, organización que brinda soporte educativo orientado a expandir el alcance del aprendizaje de niñas y niños, especialmente en las áreas de Matemáticas, Ciencias y Tecnología utilizando los principios del Pensamiento Computacional; asimismo, es profesor de Estadística en la Universidad de Guanajuato.

Sus comentarios serán ampliamente apreciados en:

http://bsrobolab.com

contacto@bsrobolab.com

Deja un comentario