Es Cuestión de Actitud

Ciencia y Tecnología

Por Juan Luis Bretón Estrada

En las aulas de Matemáticas es muy común observar que los estudiantes que muestran mayor interés por la materia, junto con aquellos que se perciben así mismos seguros y confiados en sus habilidades numéricas, son quienes obtienen las mejores calificaciones. Lo que aun no quedaba claro era la determinación si las niñas y los niños experimentaban esta actitud positva a partir de otras capacidades subyacentes como una inteligencia superior, por ejemplo.
El doctor L. Chen, académico con estudios de postdoctorado en Psiquiatría y Ciencias de la Conducta de la Universidad de Stanford (Estados Unidos), ha publicado recientemente un estudio que aporta evidencia para demostrar que, en lo que hace al desempeño de niñas y niños en las clases de Matemáticas, la actitud con la que los estudiantes enfrentan la materia resulta tan importante para los resultado como lo es la inteligencia.
Para los miembros del equipo de investigación, entre quienes se encuentra V. Menon, doctor en Ciencias de la Conducta de la misma universidad norteamericana, los resultados del estudio son inesperados y reveladores. Al respecto, la hipótesis previa más aceptada estaba orientada a establecer que los centros de recompensa del cerebro podrían haber sido la clave entre la actitud y el desempeño en las clases, especialmente las de Matemáticas; bajo este enfoque, entonces, los infantes que mantienen una actitud favorable hacia las Matemáticas estarían obteniendo mejores resultados precisamente porque encontraban la materia satisfactoria y motivante.
Sin embargo, de acuerdo con el estudio liderado por L. Chen, los alumnos que tienen un fuerte interés en las Matemáticas y además se perciben así mismos como confiados y competentes en sus habilidades numéricas experimentan mejoras sustanciales en su memoría de trabajo y demuestran capacidades aumentadas de resolución de problemas. En suma, como afirma el profesor Chen, una actitud positiva hacia las Matemáticas tiene efectos directos en la memoria de los estudiantes y en su sistema de aprendizaje.
Con ayuda de equipos de resonancia magnética, durante uno de los experimentos diseñados para el estudio, el equipo de investigación encontró que una actitud positiva hacia las Matemáticas se encontraba relacionada con la activación del hipocampo, estructura cerebral que juega un papel fundamental en la memoria y en el aprendizaje. El modelaje estadístico de los resultados de la resonancia magnética sugieren que el hipocampo funciona como el enlace que relaciona la actitud positiva con la recolección eficiente de la memoría, que a su vez se asocia con mejores habilidades para la resolución de problemas.
Aun cuando el estudio no puede establecer con exactitud en qué medida la actitud positiva de un estudiante es resultado de sus experiencias satisfactorias con las Matemáticas, el doctor Chen piensa que una buena actitud abre la puerta hacia un mejor desempeño, mismo que se traduce, a su vez, en una mejor actitud, creando un círculo virtuoso de aprendizaje y crecimiento. Tristemente, también es altamente probable que el mecanismo funcione en sentido contrario.
Esta investigación puede abrir un nuevo acercamiento orientado a mejorar el desempeño académico de los chicos que experimentan dificultades para aprender Matemáticas. Normalmente, los profesores nos enfocamos en que los estudiantes desarrollen habilidades circunscritas dentro nuestro dominio académico; sin embargo, el trabajo del doctor Chen sugiere que, además, se consideren los juicios y las creencias de los alumnos acerca de una materia junto la autopercepción de sus propias habilidades, como una alternativa viable para encontrar cursos de acción que permitan maximizar el aprendizaje. En el mismo sentido, el estudio podría ofrecer una explicación para el hecho de que un profesor particularmente apasionado por su materia sea capaz de despertar el interés de sus alumnos y nutrir sus capacidades para el aprendizaje; probablemente, un profesor inspirador podría estar sembrando en sus estudiantes la idea de que ellos podrían ser buenos en la matería y, de este modo, construir una actitud positiva que mejorara sus resultados académicos, aun cuando estos no hubieran sido buenos en el pasado.

Juan Luis Bretón Estrada es Director General de Brain Shift Laboratorio de Robótica, organización que utiliza los principios del Pensamiento Computacional para expandir los alcances del aprendizaje de niñas y niños, con el propósito ulterior de que el conocimiento potencializado convierta a las nuevas generaciones en personas capaces de ofrecer respuestas a los retos que la Economía del Conocimiento habrá de plantear para nuestro país y para el mundo.
Sus comentarios serán ampliamente apreciados en:
http://bsrobolab.com
contacto@bsrobolab.com

Deja un comentario